Free Shipping in all our Orders!

TIPS PARA QUEDARTE EMBARAZADA CON ÉXITO


Si estás en esa etapa de tu vida en la que quedarte embarazada es tu mayor ilusión
solo tienes que tener en cuenta los siguientes consejos para hacer este proceso más
sencillo. Puede que te sientas un poco desubicada con tanto concepto nuevo como
“ovulación o días fértiles”, pero no te preocupes que te lo explicamos todo. Además, te
ayudaremos mediante consejos y técnicas de reproducción asistida que te resultarán
muy útiles.

1. Prepárate para empezar esta nueva etapa
Sabemos que estás deseando crear una nueva vida dentro de ti pero es importante
que sepas ciertos aspectos para afrontar este proceso teniendo buena salud. Para
empezar, podrías llevar a cabo una actividad física moderada como lo es caminar más
tiempo del habitual y, si aún no lo haces, ¡nunca es tarde! Así ya tendrás un hábito
saludable para mantener durante el embarazo. Además, caminando también puedes
mejorar tu postural corporal y así reducir la posibilidad de sufrir dolores en la zona
lumbar durante el embarazo. Otro aspecto a tener en cuenta es el estado de tus
músculos pues es imprescindible tener tu abdomen y suelo pélvico en buena forma.
Para lograr este objetivo te recomendamos que practiques ejercicios hipopresivos y si
te apetece más emoción, puedes empezar a ir a pilates. En último lugar pero no
menos importante, de hecho es de los consejos más importantes, es el hábito de
comer de manera saludable siguiendo una dieta mediterránea para conseguir una
mejor salud para ti y para tu bebé. Es muy importante que comiences a introducir
ácido fólico, vitaminas y minerales, entre otros para favorecer que durante el embarazo
el bebé se desarrolle perfectamente. No olvides que hay ciertos alimentos que tendrías
que dejar de lado durante tu embarazo como los alimentos procesados, los azúcares,
las grasas, la sal en exceso y la cafeína o teína así como el tabaco y el alcohol que
son nocivos para tu bebé. De hecho, si tienes en mente la lactancia materna no se
recomienda la ingesta ni de una mínima cantidad de alcohol, así como tampoco se
puede reducir la cantidad de cigarrillos para fumar pues el tabaco aumenta la
posibilidad de muerte súbita, riesgo de padecer asma o alergias. Evidentemente, el
futuro papá o el donante también debe llevar una vida saludable y seguir estos
consejos. No olvides realizarte un análisis completo de sangre y orina así como visitar
a tu ginecólogo para tenerlo todo bajo control.

2. Conoce tu ciclo menstrual
Una vez que nos hemos tomado la iniciativa de preparar nuestro cuerpo es hora de
conocer como funciona nuestro ciclo menstrual y saber cuáles son nuestros días
fértiles. El ciclo menstrual de una mujer comienza el primer día que te baja la regla y
desde ahí empezamos a contar las distintas fases hasta que vuelve a comenzar el
ciclo de nuevo con la siguiente regla. Por norma general, el ciclo menstrual tiene una
duración aproximada de 28 días, entre 24 y 38 días, dependiendo de cada mujer. Por
una parte, para saber los día en los que estás ovulando es importante que sepas
cuando tu dura tu ciclo menstrual exactamente pues la ovulación se produce 14 días
antes de la próxima regla. Por tanto, teniendo en cuenta un ciclo menstrual estándar
de 28 días, tu día de ovulación por regla general sería el 14, y si es de 30 días sería el
día 16. De manera más específica, después de que se libere el óvulo durante la
ovulación, este tiene la esperanza de vida de 1 día aproximadamente mientras que los
espermatozoides pueden vivir en tu cuerpo unos 6 días después de haber mantenido
relaciones sexuales. En resumen, las mujeres tienen unos 7 días de fertilidad por cada
ciclo menstrual ya que se tienen en cuentas los 6 días antes de ovular y el día de
ovulación aunque también es probable que se produzca un embarazo en 1 o 2 días
posteriores a la ovulación.
Por otra parte, existen las pruebas de ovulación para ayudarte a saber si estás en
esos días fértiles en el caso de que tengas ciclos irregulares o no estés segura de
cuando ovulas.
3. ¿Qué es una prueba de ovulación y para qué sirve?
Una prueba de ovulación te sirve para averiguar si estás ovulando y así conocer con
exactitud cuales son tus días más fértiles. Antiguamente se utilizaban solamente
métodos caseros como tomar la temperatura basal u observar los síntomas que
muestra el cuerpo como hinchazón y un leve dolor abdominal, y un flujo denso. Hoy en
día, existen las pruebas de ovulación que puedes encontrar en farmacias para que te
hagan esta tarea más sencilla. Estas pruebas consisten en detectar y medir el nivel de
concentración de la hormona luteinizante (hormona LH) pues al ser la encargada de
enviarle una señal al ovario para liberal el óvulo, conocer cuando aumenta es clave
para tener éxito en este proceso.
Así que, si eres una chica irregular, te cuesta conseguir el positivo en la prueba de
embarazo o te resulta complicado coincidir con tu pareja y estas buscando quedarte
embarazada, déjame decirte que realizarte test de ovulación puede ser tu gran aliado
en este proceso.

4. ¿Cuánto se debe esperar para hacerse una prueba de embarazo y cómo
funcionan?
Parece que no vemos la hora de hacerse una prueba de embarazo debido a las ganas
de quedar embarazada pero también está bien disfrutar del proceso con tranquilidad y
sin estrés pues se puede reducir la probabilidad de embarazo. Por tanto, si estás en
ese punto de querer saber si estás o no embarazada debes saber que las pruebas de
embarazo son más fiables después de tener un retraso en la menstruación. Estas
pruebas de embarazo tienen una gran precisión si se utilizan adecuadamente pues si
te realizas una prueba antes de tener una falta en la menstruación es probable que el
resultado sea erróneo y no se detecte el embarazo en el caso de que lo pueda haber.
Estas pruebas de embarazo consisten en detectar la hormona gonadotropina coriónica
humana (hormona HCG) pues el cuerpo solo la produce cuando te quedas
embarazada. Al igual que sucede con la prueba de ovulación, existen métodos
caseros para saber si estás o no embarazada como sentir náuseas o llevar a cabo
pruebas caseras como añadir orina a un vaso con pasta de dientes (si burbujea es que
es positivo). Sin embargo, el método más fiable es la prueba de embarazo que puedes
encontrar en farmacias. En el caso de que tu resultado sea positivo te aconsejamos
que acudas a tu médico de cabecera para informarle y que te asesore sobre el
proceso del embarazo. Por otra parte, en el caso de que no te haya salido un positivo,
no te preocupes ni te agobies, es normal que no salga todo a la primera o de la forma
que esperamos, por eso te voy a contar otras formas de lograrlo. Debéis tener en
cuenta que lo más recomendable es repetir la prueba de embarazo para asegurar el
resultado y evitar un falso positivo o viceversa.
5. Como quedarse embarazada
El proceso de quedarse embarazada es más complejo de lo que parece por eso
existen ciertos métodos que podemos probar para conseguirlo.
Puesto que debemos tener en cuenta los días fértiles para quedar embarazada de
manera exitosa, se debe encontrar la frecuencia con la que mantener relaciones
sexuales, ya sea todos los días fértiles o con algún día de descanso de por medio. Al
final, entre la pareja se debe buscar el equilibrio perfecto sin sentir presión ya que
estaríamos consiguiendo el efecto contrario. Además, desde la antigüedad se ha
comentado que según la postura sexual practicada se puede favorecer el embarazo
debido a que algunas posturas permiten una penetración más profunda, lo cual es
ideal en este sentido.

Si por lo contrario, no consigues quedarte embarazada de manera natural puedes
probar con la reproducción asistida con técnicas como la Inseminación Artificial o la
Fecundación in Vitro ya que no solo ayudan a parejas a ser padres sino que también a
mujeres que afrontan la maternidad por sí solas o también a parejas de mujeres.
Por una parte, existe la Inseminación Artificial, una de las técnicas más simples, en la
cual se introduce una muestra de semen, previamente analizada y preparada de la
pareja o un donante, en el útero de la mujer utilizando una pequeña cánula. Lo que se
pretende conseguir con esta técnica es que con una pequeña ayuda de la ciencia, los
espermatozoides consigan llegar al óvulo y se produzca el embarazo, imitando de
alguna manera una “reproducción natural”. En este caso, se debe realizar un
tratamiento previo para estimular la ovulación pero teniendo cierto control sobre los
ovarios en el caso de no querer un embarazo múltiple. Además, es una técnica
económica y no muy invasiva ya que no requiere la extracción de óvulos por lo que el
porcentaje de éxito también puede variar según las características del paciente.
Por otra parte, encontramos la Fecundación in Vitro, una técnica que nada tiene que
ver con la anterior pues es más compleja y cuyo porcentaje de éxito es muchísimo
mayor por lo que se entiende la fama que le precede. Esta técnica consiste en
fecundar el óvulo con el espermatozoide en un laboratorio de reproducción. Esta
técnica requiere una estimulación hormonal previa para luego extraer los ovocitos
mediante una punción folicular y, además, se prepara una muestra de semen para
proceder a fertilizarlos. Posteriormente, se introducen los embriones en el útero de la
mujer mediante una pequeña cánula y se espera a que se produzca la implantación
para dar por exitosa la operación. Como comentábamos antes, es una técnica muy
exitosa ya que hay casos que tienen un 60% de éxito, por lo que nada es imposible.
Este éxito se debe a que gracias a la estimulación ovárica se consiguen de 6 a 15
óvulos. Sin embargo, al ser una técnica más complicada por la intervención quirúrgica
que supone en la mujer, no es tan económica. En este caso, hay que destacar que
tanto los óvulos como los espermatozoides pueden ser de donantes externos por lo
que se incrementa el éxito de embarazo ya que en cierta manera te da mas
posibilidades de quedar embarazada si tu propio cuerpo no te lo permite.
6. ¡Disfruta el proceso!
Quizás este sea uno de los consejos más importantes y que a veces suele ser el que
primero se olvida debido a la ilusión por quedar embarazada. Sin embargo, si esta
tarea empieza a dificultarse, se tiende a obsesionarse con el hecho de tener un bebé y
se descuidan otros aspectos. Aunque no lo creáis, un estado de nervios y ansiedad

retrasa las posibilidades por concebir porque el cuerpo está alterado y no se puede
calmar para dar lugar a que se produzca el embarazo. Además, si el proceso se está
llevando a cabo en pareja es primordial no descuidar la relación de pareja en todos
sus aspectos y evitando por toda costa el hecho de que mantener relaciones sexuales
se convierta en una “obligación” para conseguir el embarazo. Finalmente, si existiera
algún tema que del cual se cree cierta preocupación, lo ideal es buscar a un experto y
pedirle consejo para que os resuelva cualquier duda.